Y entretanto, algo de promo

Y por fin, ahora que podéis visitar a esos inestimables individuos llamados libreros, ha llegado el momento de que os acerquéis por sus garitos y vaciéis las existencias de Lobo come lobo de sus estantes o, en su defecto, hurguéis en la página de Versátiles Editorial y encarguéis vuestro bonito ejemplar de este poemario de... Leer más →

Cara de Verdugo. El Lobo está aquí design.

CARA DE VERDUGO La verdad es que nunca he deambulado cerca de donde se cocía la esperanza Cuando era niño disfrutaba con los fríos tempranos del invierno y con los días de plomo que hacían tañir las ventanas   Como tantos otros era un niño bastante idiota Nunca profesé demasiada simpatía por aquel jodido botarate... Leer más →

Duelo a muerte en Alprazolam´s Valley. El viejo oeste de El Lobo.

DUELO A MUERTE EN ALPRAZOLAM´S VALLEY Cuando estaba loco me pasaba las noches vivaqueando en la barra de un bar bebiendo cerveza o cualquier desinfectante que silenciase el apabullante dolor que aserraba mi cabeza y escribiendo la decadente crónica del energúmeno que vivía conmigo bajo el tejado de mi misma azotea Rellené cuadernos enteros con... Leer más →

Origen. Elloboestaaqui design.

ORIGEN Tal vez no lo sepas pero la muerte y yo nos conocimos mucho tiempo antes del que cualquiera tendría previsto haberlo hecho   Sucedió en un pasillo Papá pegaba a Mamá Mamá sangraba y en aquella época lo hacía más a menudo que el resto de personas que haya conocido nunca   La cosa... Leer más →

Oh, sí! se publica en el templo de la contracultura bloguística, HankOver, de Vicente Muñoz Álvarez.

Y hoy amanecemos con la sorpresa de que El Lobo está aquí (Rafael López Vilas) asoma las orejas en HankOver, ese templo de la contracultura de la literatura y poesía española que ha construido Vicente Muñoz Álvarez, escritor y poeta y conspirador cultural, para beneficio y alimento de sus lectores. En el menú de hoy,... Leer más →

Total Normalidad

#TOTAL NORMALIDAD (Con permiso de Ana Schiuma) Por el rabillo del ojo, Rita sintió la presencia del tipo que los observaba a varios automóviles de distancia en el aparcamiento del supermercado. Estaba acostumbrada a las bofetadas que su marido solía propinarle (también) en público. Eran golpes fugaces, descargados de su fuerza habitual, en señal de... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: