El Lobo y el bar. Recuerdos, o quizá no. By El Lobo está aquí.

SEXO, FAMILIA Y COMPROMISOS SOCIALES
Sucedió en una boda
y me tiré a tía Betsie
Recuerdo que me sentaran
en la mesa de los solteros
y que no tenía
ni una jodida cosa que decir
Se terminara la comida
y yo seguía buscándole el fondo
a la segunda botella de vino
Estaba lo bastante borracho
cuando el personal
arremolinó su embriaguez en la pista de baile
y tía Betsie se apareció radiante frente a mí
-Si todavía se te levanta, susurró en mi oído
Tú y yo
podríamos pasar un buen rato
Tengo una cama muy grande
en un hotelito aquí cerca
Escudriñé tras su vestido
y me encontré
cara a cara con sus tetas
pujando por salir de su escote
Fulminé la copa en un trago
y la seguí como un corderito en celo
caminando hasta su coche
Horas después
desperté con el estómago ardiendo
y corrí a vomitar al baño
-No ha estado mal, dijo tía Betsie
terminando de ponerse el vestido
Pero habría estado bien
que al  menos
se te hubiese puesto dura
un rato
 
Meses después
en la boda de Tom y Beulah
tía Betsie apareció
mediado el tercer gin-tonic
-Pareces algo trompa, me soltó
¿Te apetece probar suerte
con tu tía?
Tía Betsie dejó a tío Frank sentado
con una excusa y una cogorza cojonuda
Volvimos a la misma habitación
en un hotel distinto
Tiré otra vez los dados
y una vez más
ganó la banca
-No te preocupes, chico
me consoló ella ajustándose el sostén
Habrá más suerte la próxima vez
Y de nuevo se fue por la puerta
dejándome desnudo y flácido
tendido sobre la cama
 
Dos bodas más tarde
El cuerpo se me llenó
de grandes manchas amarillas
y el médico dio la bienvenida
a una úlcera en mi estómago
Me recomendó que dejase de beber
sino quería ir reservando
una parcelita en el infierno
y un bautizo después
al terminar los postres
tía Betsie se dejó caer por mi mesa
-Tu tío Frank está como una cuba
y está bailando con tu prima Georgia
Tienes buen aspecto, chico
¿Te apetece alegrarle la noche a tu tía?
Llevaba dos bodas y un bautizo a dos velas
así que
un minuto después
conduje mi viejo Plymouth hasta su hotel
Subimos hasta la habitación
y le arranqué la ropa a bocados
Follamos durante una hora entera
pero nada
Nada de nada
No hubo manera
Me aflojé y se me mascó
como un chicle de fresa
Me quedé panza arriba
Sudando
Jadeante
En silencio
Tía Betsie terminó de vestirse
Después se agachó sobre mí
          y me besó en la frente
-¿Sabes?, dijo
Resultaba más divertido follar contigo
cuando bebías como un cosaco
Luego se fue, quizá con tío Frank
el tío Mike o el primo Joe
Esa fue la última vez
que tía Betsie y yo follamos
 
El tiempo pasó
Mi hígado se calmó
Y la úlcera dejó de sangrar
Yo volví a beber
y a colocarme
de cuando en vez
y meses más tarde, en la enésima boda
tía Betsie me saludó desde su mesa
Estaba sentada con tío Frank
y no dejaba de sonreír
Se la veía bien
Algo más vieja y gorda
pero yo también lo estaba
Iba a largarme cuando me encontré
con la prima Harried
La hija pequeña de Frank y Betsie
que acababa de entrar en la universidad
aquel verano
Hacía tiempo que no la veía
Ahora tenía unas magníficas piernas
y un cojonudo par de tetas
que eran el vivo retrato
de las de su madre
-¡Cuánto tiempo, primo Jim!, ¿ya te vas?-
-Sí. No creo que soporte esto
ni un sólo minuto más
sin morirme
así que me ahorraré el baile
y me daré un garbeo por la tienda de licores
antes de caerme de culo en mi hotel
-Tienes razón, dijo ella
con la sonrisa más peligrosa
que había visto
en toda
mi jodida vida
-Primo Jim…
-Dime, Harried
contesté yo
sintiéndome
en los huesos
de James Mason
-Tu habitación del hotel,
¿tiene televisor?
 
Ffff…
 
#Elloboestaaqui #Rafaellopezvilas #SexoFamiliayCompromisossociales
#Poema
 

8 comentarios sobre “El Lobo y el bar. Recuerdos, o quizá no. By El Lobo está aquí.

Agrega el tuyo

    1. Hola, Ana. Me alegra que los eches en falta. Es bonito, y buena señal. Lo cierto es que he rebajado la periodicidad de publicaciones en el blog, y es más sencillo encontrar cosas mías en Facebook, aunque próximamente habrá novedades importantes y el blog recobrará un poco más de actividad. Sí. La familia. Da mucho juego. Bueno y malo. Hay mucho de donde exprimir. Un abrazo, Ana. Y gracias por seguir pasándote por aquí.

      Me gusta

  1. Hola lobo.
    Tenía tiempo sin merodear por los blogs ajenos, confieso que este confinamiento me ha afectado más de lo que me imaginé, debo tener las neuronas en cuidados intensivos, no me sale nada del coco.
    Leí “el lobo y el bar”, me imagino que el titulo es una alegoría al “viejo y el mar” de Hemingway, me gustó mucho. Definitivamente la literatura urbana, sin bucolísmos pendejos, es mi favorita.
    Salud y cuídate mucho, yo seguiré en mi autoterapia, como dice Germán Vargaz: “no hay bar que por bien no venga”.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: