Un poema de Elloboestaaqui. Poesía, quizá sí

 ASPIRACIONES TAURINAS DE UN SÁBADO POR LA NOCHE

No pretendas hacer demasiadas cosas
apurando demasiado el tiempo y pensando
que todo lo que haces
es importante
 
No sé;
lee a Thomas Pynchon
acuérdate de Kafka y de Cortázar
o del aullido de aquel marica de New Jersey,
pero no busques tipos a quienes admirar
ni gente que te acepte o entienda
 
No te olvides de los manuscritos
enterrados en el fondo del cajón
de los poemas que todavía no has encontrado
o de las cajas de pastillas
que viven junto a tu cama
 
Abre esa botella que abres cada noche
y escancia tu copa rota
Nace con cada trago que queme tu garganta
tu alma y ese cuaderno arrebatado
en que viertes tus despapuchos
y tus delirios de psedoliterato
en ese camino a la locura
  al que te has entregado
mientras escuchas a Gardel y al Polaco Goyeneche
y corres descalzo hacia la apocalipsis
dándote con todo
metiéndotelo todo y silbándole canciones
de dolor real al suicidio
mientras los perros ladran en los callejones
y sólo queda el silencio
de una noche incierta
y el filo abierto
de una vieja navaja
 
Así que ve al cielo y mata
a todos los ángeles que puedas
Besa al diablo en la mejilla
y no busques la verdad en los ojos de nadie
ni dejes que nadie te cague la vida
Deshoja la flor de una chica cocodrilo
Arrastra tus huesos por el infierno
y mira al infinito
sin permitirte un pensamiento
sin pensar en nada que te distraiga
de la soledad que impregna tus versos
 
Ten presentes las verdes colinas de África
La mujer y los hijos que abandonó Monet
La oreja sangrienta de aquel chiflado holandés
Las muñecas atrofiadas de Renoir
Los hombres colgados en los andamios
que cargan demasiados ladrillos
y se rompen la espalda cada día
No mires debajo de la cama buscando una respuesta
a las preguntas que todavía no has formulado
y piensa que no has conocido el verdadero amor
si no te has acostado con alguien
que se haya sentido realmente solo
y vencido
 
No creas que eres genial
No te enamores del aplauso
De las buenas palabras y las palmadas en la espalda
de los editores y de los lectores
que te escriben diciendo
que quieren ser como tú
y que escriben
igual que tú o
    mejor todavía
y escapa
de las grandes conversaciones
en los cafés de postín
infestados de artistas
que no han hecho demasiado
 
Disfruta, chico,
encuentra un buen lugar donde instalar tu teclado
y tu botella de vino
Un buen colchón que no te rompa la espalda
Un baño limpio sin compartir
en una habitación con ventana
desde la que puedas ver el bar de enfrente
y la lluvia que cae
Intenta que dure
aunque no demasiado
bombardea las editoriales
con todas las armas que tengas
y sigue adelante sin esperar respuesta
alimentando tu pluma con las ideas
que guardas en tu cabeza
No escribas para nadie ni dediques poemas
No compitas ni midas tus palabras
    con lo que escriban los demás
No abras las cartas del banco
Arranca el teléfono de la pared
y tíralo por la ventana
No te dejes convencer
por lo que escriben en los periódicos
Piensa en dónde estás y no te detengas nunca
Escupe sobre tu sombra sin mojarte los pies
Descubre la vida a través de la verja de un psiquiátrico y mira de vez en cuando hacia abajo
Consume todo tu talento
antes de que se te acabe el tiempo
aléjate de los tipos que dan
demasiadas vueltas a los versos y bébete
unas palabras con un exorcista de conejos de pascua
mientras conquistas los rizos de una camarera y piensa
que por mucho que pelees
no vas a ganar la gran batalla
 
Ten cintura, chaval
encaja los golpes y los problemas
mientras corre la sangre y las lágrimas
sin tirar la toalla y de la cadena
No dejes el fracaso para cuando seas viejo
y asegúrate de que a la bomba
que llevas dentro del pecho
no se le ocurre explotar antes de tiempo


#elloboestaaqui #rafaellopezvilas #poesía #aspiracionestaurinasdeunsabadoporlanoche
 

23 comentarios sobre “Un poema de Elloboestaaqui. Poesía, quizá sí

Agrega el tuyo

  1. Pues sin duda alguna, poesía. Iba a decir que mucho más y entonces recordé que no existe nada más allá de la poesía, de tu poesía de carne, hueso y sudor de nuestro peregrinaje bajo el sol. ¿Ves lo que provocas? Es culpa tuya que uno se crea, por un instante, también poeta. Un saludo, lobo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: