Mujeres, hombres y viceversamente estúpidos. By Elloboestaaqui.

 Mujeres, hombres y viceversamente estúpidos
    A menudo, suelo encontrarme con personas que afirman que, a pesar de todo, el mundo está lleno de gente buena, y que se esfuerzan en recordarme lo mucho que ésta merece la pena. Por lo corriente, son los mismos que se escandalizan cuando afirmo que el grueso del género humano debería extinguirse, o que se sulfuran cuando expreso mi deseo de que sus cabezas estallen como fuegos artificiales en el aire. Algunos se indignan o me miran con desprecio, mientras los demás, se limitan a desear en silencio que la primera de todas en volatilizarse sea mi cabeza. Es una opinión, y no es que no la comparta, pero, sin embargo, es un hecho que si llamas gilipollas al primer individuo que te cruces por la calle, lo más probable es que no falles. La sinceridad se ha desgastado igual que unos viejos gallumbos. Aseguramos desearla, pero, al final, resulta tan apetecible como una colonoscopia. Nos han amaestrado para no herir sensibilidades y en la política corrección. Para decir, lo que, en el fondo, no deseamos decir. Así, las hostias se convierten en carantoñas, el exabrupto en halago y la risotada de desprecio en una calurosa sonrisa. La sociedad apesta. Las personas apestan, y no hay ballenas suficientes para limpiar tamaño desastre. Somos unos hipócritas. Unos falsos. Casi todo nos la trae al pairo. Los políticos corruptos. El racismo. El cambio climático. El maltrato a las mujeres. El trabajo esclavo.
Así es, muchacho. Te la pela. Lo importante es tu orden de prioridades. Un sueldo fijo, una casa, un coche potente, hacer senderismo los domingos y respirar el aire puro de los montes que han supervivido a los incendios y a la voracidad de las fábricas celulosas. Por supuesto, desapruebas que la cría de Bangladesh que ha cosido tus pantalones de marca no vaya a la escuela y viva dentro de una caja, y te indigna que hayan trasplantado la selva amazónica a un macetero y que los casquetes polares enfríen tu whisky on the rocks. Pero bueno, ¿qué se le va a hacer, no? Bastante tienes ya con lo que haces. El vidrio en el contenedor verde. El papel en el azul. Condenar con la mirada a los que entierran las colillas en la playa.
Quizá no te hayas dado cuenta, pero, aunque no lo creas, llevan años encajonándote. Te han estabulado, chico. Igual que a un pollo o a un ternero. Si darte cuenta, te has convertido en un jodido hígado de pato o en un cerdo al que ceban para hacer jamón de York. Te encienden y te apagan la luz. Te dicen qué pensar. Cómo hacerlo. Pero no para qué. Ahora vives en un mundo de pequeñas píldoras. De pensamientos Take Away. Tu cabeza rueda por las redes sociales. Tienes una legión de amigos. Seres pixelados que siguen tus andanzas sin conocer el motivo. Te has mudado a vivir a un mundo de eslóganes que no comprendes, y pasas el rato compartiendo videos de mascotas o de desconocidos que hacen concursos de patadas en los genitales. Te has alejado del resto del rebaño y te has convertido en un cretino que no siente interés más allá del Like o el No Like de su burbuja, pero eso es lo que pretendían. La vida es eso, dicen. Los tiempos cambian. Hay que adaptarse. Evolucionar. Te han vaciado con una cuchara hasta dejarte seco. Sigues modas. Señales. Normas. Alguien las diseña para ti. Es todo intuitivo. Una rutina de software que han implementado en el hardware de tus neuronas. Ni siquiera eliges el camino que sigues. Crees que sí, pero no lo haces. Es sólo un espejismo. La ilusión de que has sido tú quien lo ha decidido. Te figuras que tienes el control sobre tu vida, pero, en realidad, no eres más que un hámster dando vueltas en la rueda de una jaula. Olvídate, tío. No eres el flautista, sino la rata que baila al son de la música. Pero tú no crees en las grandes conspiraciones ni en todas esas historietas orwellianas. Así que, sigue por ese camino. No hagas nada. Déjate llevar por la corriente y que sean otros los que piensen. Seguro que harán lo mejor para ti. Para tu preciada vida de mediocridad. Sigue produciendo. Siendo útil. Aplícate y suda. El esfuerzo será recompensado y, si no lo es, échale la culpa a toda esa gente que se ha pasado la vida viviendo por encima de sus posibilidades mientras los demás os encargabais del trabajo sucio. Te han asegurado que este es el único camino posible. Que no hay alternativa. La igualdad y la solidaridad son cuentos chinos. Continúa viviendo como si tal cosa, como si nada pasara, mientras los hombres son cada vez menos hombres y tu vida va convirtiéndose en un pequeño cuarto de alquiler al que regresas cada noche, donde recargarás tu batería y esperarás sentado a que amanezca y regrese esa mano que te taladra el escroto cada día y te susurra al oído qué tienes que pensar hoy.  
Anuncios

17 comentarios sobre “Mujeres, hombres y viceversamente estúpidos. By Elloboestaaqui.

Agrega el tuyo

  1. Genial la ilustración, el texto me pasa lo de siempre, que no he aprendido cómo abrirlo desde el móvil, el título y el empezar suena tal cual resuena en mi cabeza.
    Humanos buenos porque no roban ni matan? Only that?

    Me gusta

    1. Creo que no puedes verlo bien porque pulsas sobre el texto, en lugar de donde reza VISITAR SITIO o VISITAR. De esa manera podrías verlo bien. Aun así, gracias por el esfuerzo, porque creo que como lo miras se ve fatal. Saludos

      Me gusta

  2. En ocasiones me resultas abrubto, desagradable en la elección de ciertas descripciones, y rudo en las formas. En ocasiones dejo de leer si no puedo más. Pero en el fondo, en el mensaje enviado, en muchos de los pensamientos esbozados, coincido plenamente. Y en ocasiones me recuerdas que no todo lenguaje debe pasar de puntillas, a veces debe golpearte en los genitales si la ocasión lo merece. Saludos, lobito.

    Le gusta a 1 persona

  3. En cuantico me ha llegado el arsenal de antidepresivos desde Amazon, me he lanzado sobre tu post. Sabía que iba a necesitar kilo y medio. Genial, como siempre, lobo. La única pega, que de tanto disfrutar tus aullidos, acaba uno por contemplarlos como arte enlatado en un museo, cuando en realidad son auténticos latidos y sudor de la calle. Pero eso les pasa a los demás, los muy hipócritas, no a mí, que soy un tío comprometido. A partir de mañana dejo esta mierda de pastillas. Un saludo, Lobo.

    Le gusta a 1 persona

  4. ¡Qué grande! Me encanta cuando alguien alumbra a la oscuridad y la desnuda. Todos estamos sumergidos en la misma sombra, la alienación está servida el punto es cómo te la comes, creo que sin vendas sabe mejor. El asunto de los recovecos disfrazados de verdad cuando sutilmente encubren la siniestra falsedad de la sociedad y sus trampas de neón, nos marcan pautas, nos dicen cuál es el aroma que te hace irresistible convenciendo al ego de que sin esa fragancia parecerá un lagarto. En este instante de la absorción de la información que asaltan de las redes, crean tendencias, averiguan por donde anda los incautos para luego ofrecerle lo que no sabe que querían y de pronto les provoca. Estar claros en el que el mundo apesta oxigena en vez de contaminar, es obvio que no podemos irnos para Marte y tampoco luce una opción agradable perderse de ermitaño en una cueva rememorando a nuestros ancestros ¡Estamos aquí! La decisión queda en el individuo no en la sociedad, depende de cada ser indagar en sí a ver de qué está hecho, bajar a su sótano y quitarle el velo a nuestro Dorian Gray, eso de presumir tan orgulloso el ser el mejor ratón del experimento, nos arrodilla y nos mete en la jaula de los vanidosos invidentes ¡Excelente desarrollo! Con esa ironía fina que cautiva por inteligente y divierte con su humor tenebroso, saludos escritor, fascinante.

    Le gusta a 1 persona

  5. Todo lo que cuentas puede ser cierto dentro de tu percepción y en la de algunos en el conjunto colectivo, sin embargo, debemos de admitir que todos nos movemos dentro de un mundo ignorante que produce esos comportamientos y nuestro objetivo debiera de ser el intentar adquirir conocimiento pues, como dijo Sócrates “solo existe un mal la ignorancia”, pero estoy de acuerdo en que lo que se percibe debe de decirse pues la diversidad siempre genera opiniones y discusiones, algo indispensable para el avance colectivo y la libertad de expresión sin culpar, ni ofender expresamente es un valor.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: