De cómo diferenciar la mano izquierda de la derecha y otros grandes éxitos… Elloboestaaqui design.

Despierta memo, tú no eres un Girondino
    Veamos si he comprendido bien lo que has dicho. Hace más de dos años que no tienes empleo. Hasta entonces, trabajabas para una ETT. Días sueltos. Horas sueltas. Contratos por una hora. Por dos y fracción. El teléfono sonaba y lo único que podías decir, era que sí. Que cuándo y dónde, porque, si no, Adecco o Randstad o Manpower jamás marcarían de nuevo tu teléfono. Tienes experiencia descargando camiones. Abriendo zanjas. Limpiando oficinas. Como camarera de pisos. Como chico para todo en un Burger-King o poniendo 20 euros de súper en una gasolinera Low-Cost. Curraste apretando tornillos en una cadena de montaje. Corriendo el Tour de Francia para Deliveroo y dando la vuelta al mundo en Glovo para llevarle el desayuno a la cama a un gilipollas con resaca un domingo por la mañana. También trabajaste como camionero, y a punto estuviste de convertirte en un superhéroe llamado UBER antes de vender seguros en una incubadora de teleoperadores o de emplearte como sicario 4G en Vodafone. Sí, ya me has dicho que acabas de ser madre o que te han despedido justo cuando dijiste en la oficina que ibas a serlo. Tienes 50 tacos, 22 o 35. Se te acabó el paro, los subsidios y la barra libre de ayudas familiares. Te van a desahuciar o tienes un hijo o un coleguita al que los del banco o un juez pusieron en la calle por no pagar la hipoteca o el alquiler. Además, a tu mujer la largaron con la última reforma laboral del Partido Popular. Despido por causas objetivas, dijeron. El oráculo de la dirección predijo que disminuirían los beneficios, y eso fue más que suficiente para que, tras el reparto de billetes, el comité de empresa acabase firmando un ERTE. Les dieron subvenciones estatales. Bonificaciones. Recalificaciones de terrenos. Aprovecharon hasta el último céntimo antes de la suspensión de pagos y de largarse al extranjero. Ahora cotizan en bolsa. Fabrican barcos en Filipinas. Zapatos en China. Coches en Taiwán. Les va bien y siguen ganando pasta. A ti, en cambio, te subieron el precio de la luz, el del agua y el del gas porque, consideraron los gobiernos populares, la necesidad agudiza el ingenio y nos hará a todos un poquito más neoliberales. Pero bueno. La vida da muchas vueltas. ¿Recuerdas cuando soñabas con comprarte una casa? Con vivir de alquiler tú sola. Tú con tu mujer. Con tus hijos. Al final no pudo ser. Acabas de cumplir los 40 y compartes piso con cuatro tipos que no conoces a una hora y cuarto del centro. Has tenido que mudarte a las afueras, y no porque te gusten los zarzales o la cercanía de los polígonos industriales en ruinas que quebraron con la crisis. Tu casero recibió una oferta por su piso que no quiso rechazar. Un fondo de inversión ha comprado el edificio donde vivías. Van a poner un Zara o un Berska o un Primark. Ahora todo pertenece a las grandes cadenas. Gente que no vive aquí o que no ha puesto un pie aquí en su vida y que, seguro, no pagan sus impuestos aquí, igual que tú. Porque tú no tienes trabajo pero, según dice la Agencia Tributaria, cumples como el que menos tiene. Con tus impuestos, tus hijos van al colegio en barracones con goteras y pagas por participar en la rifa de las listas de espera de sanidad mientras se sortea esa prótesis o ese riñón que tanto necesitas. También pagas sobresueldos y sobornos a políticos, reformas de plantas enteras de las sedes de partidos políticos, volquetes de putas para políticos, Jaguars fantasmas para políticos, aeropuertos donde no despegan aviones, rescates de autopistas, de hospitales privatizados, ciudades de la justicia sin jueces, paradas de AVE donde no se bajan viajeros y olimpiadas que no se celebran, las subvenciones a la iglesia, los circuitos urbanos de Fórmula 1, la barra libre de las tarjetas Black, las 65.000 millones de razones del rescate de la Banca, las pensiones miserables de los jubiletas que tanto preocupan a sociatas y populares, las mamandurrias de los desempleados, de las becas para estudiantes o de las fundaciones que homenajean dictadores cuyos despojos debieron haber sido enterrados bajo la mierda que sale por el culo de todos los españoles.
Me hago cargo de tu situación, amigo. Arreglas electrodomésticos a domicilio. Eres autónomo y tienes una empresa, pero no eres jodido empresario ni nada que se le parezca. Tu vida es un fin de mes que nunca termina. Entretanto, tus viejos siguen ayudándote. Dan de comer a tus hijos. Te echan una mano con el alquiler. Con la gasolina del coche con el que vas a subir ladrillos a una obra a 70 kilómetros de tu casa. Tu hija quería ir a la universidad y sólo puede ir andando a pasearse por sus jardines porque tu marido y tú no podéis pagarle la matrícula. No le des más vueltas, amiga. La culpa no es tuya ni de los políticos a quienes votas y nos gobiernan. Esos que aplastan a otros partidos políticos gracias al intachable trabajo de policías corruptos y periodistas que fabrican pruebas falsas a medida, mientras ellos retozan en tus impuestos a la espera del dorado futuro de su puerta giratoria. Políticos que te robaron, que te roban y te robarán siempre. No lo dudes. Esos son los tuyos. Los que velan por ti. Porque sigas así. Aplastado como un zurullo. Ignorante. Pobre. Estúpido. Sin derechos. Una hormiga que suda y sangra. Un borrego que bala mientras su amo reblandece los discos duros de la democracia a martillazos. Sí mi querido, amigo. Lo has hecho muy bien. Te has tragado hasta la última palabra con que te han bombardeado por periódico, radio y televisión. Te has abstenido o has elegido una papeleta azul, verde o naranja. Una papeleta patriótica. Una papeleta española. Tú sigue así. Échale la culpa de tus desgracias a los okupas, a los independentistas, a los inmigrantes, a los kaleborrroquianos de la ETA, a los perroflautas del escrache, al chalet venezolano del Coletas o a la puta vieja madrileña esa a la que diste la patada porque tuvo la estúpida ocurrencia de que un alcalde es un servidor público y no una advenediza que organiza saraos de la Gürtel en el Escorial y vende las viviendas sociales a los fondos buitre mientras toma su relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor, y tú continúas siendo un jodido miserable que se pasa la vida poniendo perejil bajo el sobaco de su San Pancracio.

Anuncios

12 comentarios sobre “De cómo diferenciar la mano izquierda de la derecha y otros grandes éxitos… Elloboestaaqui design.

Agrega el tuyo

  1. Hola Lobo, ¿qué tal estáis? os quiero pedir ayuda y sugerencia, pues al tratar de leer el texto de vuestra entrada, por ejemplo esta, es complicado, no se puede recorrer fácilmente al deslizar la pantalla y termina cambiándose de página, así ha sucedido con varios más. ¿Qué se podría hacer, en qué formato está publicado, para poder leerlo con facilidad? Gracias por la atención y que tengáis suerte en todo. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola. buen día. Eso es porque no visitas el sitio. Tendrías que clickar en Visita la entrada o Visita la página. De ese modo podrás ver el contenido sin tener que deslizar nada en cualquier tipo de soporte. Ordenador, tablet o teléfono. Saludos a ti también

      Me gusta

  2. Joder, Lobo, no das tregua. ¿O es la vida la que no la da? Bueno, la vida es un eufemismo para tanto hijo de pu… que anda suelto. Una cosa, qué mierda que no hubiéramos coincidido tú, Jack London, y un servidor, para matarnos a copas, aunque esto es fantasmeo por mi parte; dudo que pudiera seguir vuestra denuncia despiadada de lo que nos empeñamos en llamar “las cosas de la vida”, y desde luego no tengo vuestro talento. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

  3. A muchos no les ha interesa aprender el pesado “artificio” del pensamiento para cambiar algo. Han aprendido la falacia impuesta de más vale lo malo conocido que lo bueno por “aprender”. Me gusta.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: