Newspapers Today… Aúlla, Lobo, aúlla…

El Lobo llama a la puerta de los Tres Cerditos... siempre siempre siempre están en casa...
Newspapers today                                                                          
   Es lunes y son las 10:40 de la mañana. Estás sentado tomándote un café y leyendo el periódico y ves las fotos que retratan a todos esos tipos. Políticos, empresarios, sindicalistas, apostadores de opas hostiles, banqueros. Lo sabes. Claro que lo sabes. Me roban, piensas. Me extorsionan. Me estafan. Es así en cada página. En cada noticia. El drama se repite todos los días. Bombas, ataques preventivos, la hambruna tercermundista, los exodistas desplazados, el terrorismo oriental, el terrorismo occidental, la hecatombe bursátil, la inoperancia judicial, la corruptela gubernamental, los desahucios, los recortes, los escraches de los perroflautas, la manipulación periodística. La historia se repite cada día y no parece que NADIE haga demasiado. Claro que no te hablo de los chicos de Greenpeace, de los de Amnistía Internacional o de los que hacen doble bypass con un frasco de mercromina, unas vendas y la tapa de un bolígrafo en un campo de refugiados desierto del Chad o entre los escombros de una ciudad siria destruida por la guerra. Entretanto, remueves el azúcar en tu taza y pegas un sorbo de café con displicencia. Aburrido. Hastiado. Te conozco, amigo. Conozco la clase de tipo que eres. Tus mentiras. Tu lista de excusas. No te ofendas si me río al escucharte decir que la vida es así. Venga. No me tomes por imbécil. Sabes que la verdad no es esa. Acaban de despedir a la mitad de tus compañeros del curro. Tipos que han sudado contigo. Con los que hablabas y reías. Con los que bebías cerveza y cenabas por Navidad, y a los que pagaban la misma miseria que a ti. Les han dado la patada y no has movido ni una ceja. Protestan. Se manifiestan. Gritan. Hasta han dejado escapar alguna que otra piedra. Ellos están en el paro. Tú no. Te han pedido tu ayuda. Solidaridad. Pero tu teléfono está apagado o fuera de cobertura. ¿Qué pretenden? ¿que nos despidan a todos? Si han sido ellos los despedidos, está claro que algo no hacían bien. Además, piensas que protestar no sirve de nada. Que la dignidad no da de comer. No calienta tus garbanzos ni paga el alquiler. Está bien, chico. No te gastes. Soy capaz de aceptarlo. Entiendo tu cobardía. Tu miedo. La barricada nunca ha sido tu sitio. Las cosas van mal o peor, pero, ¿qué podías hacer, no? Preferiste agachar la cabeza y sentarte en tu sofá a esperar. Las cosas cambiarán, dijiste mientras aplaudías a rabiar los goles de Messi o de Cristiano Ronaldo a la Hacienda Pública. El tiempo se encargará o lo harán otros. Dios, por ejemplo. La suerte. La casualidad. Si no te mueves nadie te disparará entre los ojos y la mano de tu amo no golpeará tu hocico. La mierda no va a salpicarte a ti. La mezquindad no es un estado ánimo. Es tu condición. Lo que eres. Pero tú continúa así. Sigue haciendo caso de los periódicos. De los telediarios. Esa gente sabe exactamente qué decir. Toda una vida de eslóganes, de electroshock panfletario y de lavados de cerebro. Te sobreestiman. Con sólo unas monedas hubiese bastado. No quieres pelear. Alzar la voz. Decir que no. O que sí. Te limitas a acatar. A asentir con la mortaja cómplice de tu silencio mientras todo se destruye a tu alrededor. Tu culo, amigo, es lo que importa. Ellos lo saben bien. Que la mierda que llevas dentro siga rodando por la escalera del váter. Arrodillado. Sumiso como un viejo payaso de trapo. Protesta, hermano. Di lo mucho que te molestan los baches de las calles, los zurullos de perro que decoran las aceras o lo poco que trabajan los barrenderos que recogen tu basura. Pero hazlo en voz baja. Tragándote tu rabia. Eres pobre. Miserable. Un estúpido aspirante a una vacante de clase media que se arrastra por la vida con los bolsillos vacíos, repiqueteando con tu voto torticero como un pájaro carpintero en la urna de tu señor. Deja que otros se encarguen del trabajo sucio. No te manches las manos y sigue esperando. Créeme. La cordura no es rival para la estupidez. La razón no sirve con ella. Tampoco la inteligencia. Huye. Lo has hecho toda tu vida. Dicen que correr es de cobardes, pero los cobardes superviven. Igual que las cucarachas o las ratas. Al fin y al cabo, tampoco te ha ido tan mal. Deja los demás caigan. Que aprendan lo cuesta la vida mientras los amos del universo se enriquecen. Ahora, termínate el café y cuando al salir de la cafetería te encuentres con el desahucio de ese matrimonio jubilado, o con los tipos de las preferentes, o con los que protestan porque sus hijos estudian en barracones con goteras o por la privatización de los hospitales o por la ley mordaza o porque la empresa ha preferido cerrar la fábrica porque los chinos o los taiwaneses o los pakistaníes trabajan más barato, o porque las mujeres mueren a manos de los hombres o cobran menos que los hombres o se las discrimina en favor de los hombres, porque tienen que parir, fregar, barrer, cambiar pañales, cocinar, hacer las camas y abrir bien las piernas para recibir a sus maridos con una jodida sonrisa vertical, no te lo pienses, muchacho, cruza de acera y sigue caminando, pensando que la vida es así, que las cosas son como son y que, chico, al fin y al cabo, esto es lo que hay, ¿no?
 

24 comentarios sobre “Newspapers Today… Aúlla, Lobo, aúlla…

Agrega el tuyo

      1. Es que tú los has dicho todo. Gracias por no cansarte. Dejo este antipoema de T. Różewicz, no tiene matices religiosos, más bien éticos (se describía como cristiano irreligioso).
        “Un desconocido”

        Es un forastero qué quiere
        por quién pregunta
        es un desconocido
        se habrá perdido
        o equivocado
        dice que nos está buscando
        pero que no conoce el apellido a quién busca
        nadie así vive por aquí
        será un borracho
        a lo mejor un loco se empeña en
        que somos nosotros a los que está buscando pero no lo conocemos
        quién es

        No puedo entrar
        en vuestro piso
        decís
        que no me conocéis
        que soy un extraño miráis un poco asombrados un poco
        asustados

        Justo a vosotros os estoy buscando
        en esta gran urbe
        que crece
        se hincha
        Os estoy buscando
        En esta isla
        desierta
        no me he equivocado
        sois
        humanos
        mis prójimos

        Puedo quedarme con vosotros un día una noche soy
        un hombre
        no soy un extraño me estáis observando
        a través de la mirilla
        sin quitar las cadenas
        mediante la puerta cerrada de golpe

        Estoy cansado
        quiero sentarme a vuestra mesa
        nos conocemos
        desde el nacimiento de Cristo
        estoy muy cansado
        os puedo contar sobre mí sobre vosotros
        quiero contaros
        que no hay ningún misterio
        no esperéis

        Le gusta a 1 persona

  1. Después de leer tu escrito, se me ocurre la frase Panem et circenses. Nada nuevo bajo el sol, siempre habrá títeres y lobos en su atalaya de oro.
    Saludos.

    Me gusta

  2. Leo tu intensa reflexión y el cuerpo me pide comentar que hace unos años que decidí dejar de ver TV, leer la prensa y escuchar ciertas emisoras de radio. Decidí dejar de alimentarme de “basura”. Recientemente he decidido dar un sí rotundo a la vida tal y como es. Me he puesto al servicio del amor y eso me lleva a la acción creativa y constructiva. Desde mi punto de vista la clave es que cada uno tome la responsabilidad de su vida, como paso inicial, lo demás llega de manera natural. Un saludo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: