Libelista, Panfletario y Propagandístico, ¿de qué sirven tus verso?… Para los que prefieran leer el aullido del Lobo en lugar de que se lo lean…

LIBELISTA, PANFLETARIO Y PROPAGANDÍSTICO, ¿DE QUÉ SIRVEN TUS VERSOS?
    Cuando vaciles y no sepas de qué sirven tus palabras, pregúntate qué pueden hacer con tus versos en una leprosería de Bostwana, en el jergón sangriento en una favela de Río, o en un campo de refugiados sirios en Al Zaatari. Pregúntate de qué sirven tus versos a las niñas que sodomizan en la oscuridad de un burdel de Bangkok. Pregúntate de qué sirven tus versos a la madre que contempla el cadáver de su hija, o a los que se hunden en el mar escapando del hambre y de la guerra mientras Pilatos se lava las manos. Pregúntate de qué le sirven tus versos al hombre que ha caminado más allá de donde termina el alero. A los que han caído fusilados, masacrados, torturados bajo el asta de la bandera de un país que no los recuerda. A los que recogen el jabón del suelo en las duchas martirizantes de cualquier prisión martirizante. Pregúntate de qué le sirven tus versos a los que agonizan esperando solos en un camastro de un hospital. A los muchachos que se dejan su niñez rebuscando qué comer entre nuestra basura. A los negros y a los blancos y a los amarillos y a todos los que luchan contra la disentería, la malaria y el SIDA. A los que se levantan a las 4:54 de la madrugada sin que amanezcan las campanas y doblan la espalda para ganarse las monedas que cuesta su miseria. Pregúntate de qué sirven tus versos a los tipos que no le gustan tus versos en las curadurías de locos. A la zorra moribunda que descansa entre las fauces del cepo. A los que desfilan con tristeza por el corto corredor que es la muerte. Al albero ensangrentado por el quinto toro de la tarde. A las cenizas que abonan los campos de Treblinka o Auschwitz. A los que confiesan sus temores en la iglesia y hablan con dios de lo malos que han sido con sus maridos y mujeres, con sus amantes y las putas y sus hijos y los subordinados a los que han jodido la existencia, en busca de su absolución. Al tipo sin sueños que duerme al calor de los extractos bancarios en un cajero automático. A lo cientos y a los miles, a los cientos de miles que se refugian al amparo de los muros en una tienda de campaña al otro de la frontera. Sin hogar. Sin lugar. Pregúntale al hipócrita. Al político a quien votas. Al que te roba y vuelves a votar. Al empresario que te explota. Al banquero. A los hombres que pegan a sus mujeres. A los fachas que simpatizan con los hombres que pegan a sus mujeres. A los que los aplauden. A los nostálgicos de las dictaduras. A los estúpidos. A los que se le pone dura cuando hablan de la patria. A los que callan y agachan la cabeza. A los que se entristecen con las desgracias del telediario y se olvidan de todo cuando llegan las noticias del deporte. Sí. Exactamente. Deja de preguntarte. Tus versos no sirven de Nada.

15 comentarios sobre “Libelista, Panfletario y Propagandístico, ¿de qué sirven tus verso?… Para los que prefieran leer el aullido del Lobo en lugar de que se lo lean…

Agrega el tuyo

  1. Reblogueó esto en AGA & I.M.C. Mercadología – Mercadotecnia E./S.y comentado:
    ¿¨DE QUÉ SIRVEN ¨TUS¨ VERSOS¨? / ¿ ¨Ylos¨…, propios? A pesar de´: el jergón sangriento, Pilatos se lava las manos, a todos los que luchan, maridos y mujeres. Á la zorra moribunda…, los que los aplauden; para todo´. Existe la muerte y vida, y el Verso lo ¨ansía¨ en el último, de los últimos momentos, un verso de reconocimiento, que solo oye ¨el!; ya!´. Y tampoco necesitaN´ ´Absolución, así lo dijo Nati.

    Me gusta

  2. No se escribe “ouija”? 😅 O ese término tuyo está aceptado en la lengua? Jajaja No, qué va, para nada de eso, me dan mal rollo los espíritus, soy muy miedica 😂😂 Era porque la forma de hablar se me hacía de alguien maduro (no sólo en ese relato, sino en creo que todos los que he leído tuyos) pero en tu foto de perfil parece que seas un chaval de 20. Mera curiosidad.

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola, muy original la lectura del texto, me ha costado leerlo pero me gusta la diferencia. A mí me cuesta trabajo asumir que, mientras todas esas personas están viviendo-sobreviviendo-infraviviendo en el planeta, yo me siento cómodamente en cualquier parte de mí casa calentita e hipotecada que pago todos los meses con mi salario, a pesar de la incertidumbre, sostenible. Y me siento culpable por apenas saber hacer nada para que todos y todas vivamos mejor y nos aguantemos mejor, sea con nosotros mismos, sea así para el resto de la humanidad.
    Es una pena que las palabras se queden cortas para ayudar a cambiar al ser humano, quién es, al fin y al cabo, el responsable de su propia especie y todo lo que le pasa es por ser lo que es.
    Ojalá cada palabra formulada de solidaridad, de comprensión, de cariño tuviera el poder de permear las membranas de mentes incapaces de hacerlo por ellas mismas, una varita mágica que sin esfuerzo ni dolor, poco a poco esos receptores neuronales se fueran haciendo mayores en los seres humanos.
    Llegaría el momento que veríamos aberrante matar animales, contaminar nuestro aire, etc.
    Así lo dejo, a modo de reflexión para añadir, un tal Greg Braden, en su ciencia de los Milagros, explica un montón de experimentos hechos en grupos de relaciones humanas, por ejemplo el efecto mariposa, y como resumen diré que algo en el comportamiento humano puede cambiar sólo con que el 10% lo haga, él se expande más en la deducción 😉
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: