El Lobo salta con las cabras y susurra a los corderos en La Voz Silenciosa.

Cuando estaba loco pasaba días enteros encerrado en una linda casita en la montaña. Era otoño o invierno. Llovía, y el viento zarandeaba las copas de los árboles con despecho.

Anuncios

Recuerdos, qué recuerdos

La demostración de que, en ocasiones, la publicación no sirve absolutamente de nada... Nueve años más tarde, todavía no tengo claro para qué quisieron publicarlo... Photo by Robert Anasch on Unsplash Cuando el Lobo López dejó de ser uno más del cajón de los inéditos para convertirse en un maldito poeta...

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: