Viaje al fin de la noche

Son las tres y cuatro minutos de la madrugada de un domingo. La ciudad ha echado el cierre hace horas. Duerme. La habitación está en silencio. La casa es un agujero negro por el que desaparecen los acontecimientos del día. Las conversaciones caen en el olvido.....

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: